miércoles, 27 de mayo de 2009

Fantasía o peligrosa realidad


Muchos pensamientos chocan en mi cabeza con total descaro. Necesito SILENCIO, pensar menos y sentir más. Entregarme a las más oscuras pasiones mientras mi novio sumiso escucha al otro lado del teléfono. Será eso jugar con candela? me quemaré?...

6 comentarios:

  1. Vi una reseña sobre sus relatos en un blog que frecuento.
    La recomendación se quedó corta.
    XOXO

    ResponderEliminar
  2. Hace un tiempo descubrí a mi marido leyendo su blog. Pasé por varios estados de ánimo, primero me ofusqué, luego sentí ganas de llorar, le creí un aberrado, el se estaba masturbando y me pareció sucio. Para hacer el cuento más corto, un día decidí enfrentar el fantasma y decidí recorrer una a una sus palabras, llevándome la sorpresa de toparme con algo que sin saberlo me excitaba. Quiero contárselo a mi marido, quiero imitarle como ama, pero ahora siento vergüenza de tocar el tema cuando tanta lata le di cuando le descubrí.

    ResponderEliminar
  3. Me encantaria que me tuvieses asi de sometidito, yo tb uso braguitas por debajo y a veces tambien suje, me gustaria tb ser meadita por mi AMA Dulce, y que me llevaras a cuatro patas por casa, con mi collar de perrito sumiso, besos donde desee mi AMA Lorenita-ale

    ResponderEliminar
  4. Anónimo 1: gracias, de verdad. Como dicen por allí, entre gustos y colores... qué bueno que a ti te guste!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo 2: desde que escribiste, estoy pensando en tu comentario. Varias cosas:
    Entiendo cuál fue tu molestia al encontrar a tu marido viendo mi blog. No fue el hecho de que lo leyera, ni siquiera que se estuviera masturbando, sino que lo hiciera a escondidas. Para nosotras las mujeres, secreto es igual a mentira, y mentira a traición.
    A veces los hombres nos subestiman y esconden cosas porque para ellos no es algo importante o grave, pero resulta que nosotras, al darnos cuenta, lo magnificamos. Pero no es ni siquiera el hecho en sí lo que molesta, sino la exclusión y la falta de confianza.
    Si tu marido te hubiese comentado del blog, así como quien no quiere la cosa, y te hubiese invitado a leerlo y comentarlo con él, me imagino que el paso de la sorpresa a la excitación habría sido menos traumático.
    HOMBRES, POR FAVOR, DENNOS UN VOTO DE CONFIANZA, NO NOS OCULTEN COSAS POR INTENTAR PROTEGERNOS, ES PEOR
    Pienso que la comunicación es primordial y ahora tú debes dar el siguiente paso. Por un lado, explicarle cómo te sentiste al verlo, qué fue lo que realmente te molestó. Si en efecto fue esto que yo creo, si por un momento llegaste a especular que entonces él tendría una vida oculta, de látigos y cueros… qué se yo. Ábrete y cuéntale todo, pero sin pelear, una buena conversación adulta. Hazle ver que tú eres más abierta de lo que él te supone –y hasta de lo que tú misma pensabas- y pídele que no te excluya, que te permita explorarte así como él lo hace. Déjale claro que en una siguiente oportunidad puede sentirse libre de hablarte.
    Cuéntale también de tu creciente interés por el tema. Coméntale cuál de los relatos te llama más la atención, qué cosas de las que has leído te excitan. Busca saber qué le excita a él y siéntete libre de manifestarle –si esa es tu decisión- que te gustaría llevar alguna de esas cosas a la realidad. Déjale claro que será un asunto progresivo y que jamás podrá compararte con sus amas de fantasía.
    Yo te recomendaría comprarte atuendos, e irte de fin de semana. Nada como un hotel para un sexo extraordinario. Cambien de ambiente!
    Mi consejo para ti es que te abras, explores, dejes libre el lado oscuro y, disfruta, y en esto hago énfasis, disfruta de tener una pareja que te deje ser. No dejes pasar esta oportunidad, habla con él y no le cierres la puerta de experimentar este mundo. Total los dos ya fueron picados por el gusanito de la curiosidad y si no lo comparten, creo que igual lo harán individualmente a escondidas y eso sí pudiese desencadenar una ruptura definitiva.

    ResponderEliminar
  6. Uhmmmm.... me gusta, lore.
    Me encanta la imagen de hombres haciendo de perros, jadeando y lamiendo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme saber tu opinión